Agua

Volviendo a casa con los pasos rotos, con el frío aguardando otro milagro, con un calmado augurio repitiendo un canto tenue, por decir algo, por callar el resto. Permanecer en el suelo para no caer tanto, protocolo de los insuficientes, de los que vienen de odiar cada ventana lejos del amanecer propio, el camino que quiso ser casa y naturalmente se quedó sin inquilinos, el sacrificio de un jarrón roto con delirios de fuente, si nos quebramos un poco más podremos ser un río, pensaba antes de quedarse sin agua. Las flores no quieren ser parte de esta tormenta, amigo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s